Search
  • yetteljimenez

A personal note!


I am not one for new year's resolutions, I have never been. As a Therapist I love smart goals, and to do list. I love to follow through with plans and schedules.

However, something was different about the end of 2019, I felt so optimistic about 2020. I was so happy and driven that I decided to have a resolution or motto, I wrote in my holistic journal : "This is going to be the year". As vague and cursi as that sounds 2020 was the year. It was the year I learned the value of time.I learned to appreciate the value of one minute, to slow down and enjoy a minute at the time. This year was one of personal grief and loss, which taught me to appreciate more the moments I have with my children, to be present and enjoy the chaos instead of trying to fix or clean it. This years was one of grace and patience, as well as acceptance and small victories. When I look back at 2020 I see suffering but I see healing; I see stress but I see calm. I am grateful that until here God has carried us, through the struggles, through the tears, through the pain. I am grateful that in the midst of tragedy we can continue to enjoy nature walks, and sunsets. I am grateful for each one of you reading this post today, and I hope you continue healing , growing, and dreaming.


Una Nota Personal


No soy amante de las resoluciones de año nuevo, nunca lo he sido. Como Terapeuta, me encantan los objetivos inteligentes y la lista de tareas pendientes. Me encanta cumplir con los planes y los horarios.

Sin embargo, al final de 2019, me sentí muy optimista con respecto a 2020. Estaba tan feliz y motivado que decidí tener una resolución o un lema, escribí en mi diario holístico: "Este va a ser el año".. Por vago y cursi que suena, 2020 fue el año. Fue el año en que aprendí el valor del tiempo; aprendí a apreciar el valor de un minuto, a reducir la velocidad y disfrutar de estar presente en él momento. Este año fue de duelo y pérdida personal, lo que me enseñó a apreciar más los momentos que tengo con mis hijas, a estar presente y disfrutar del caos en lugar de intentar arreglarlo o limpiarlo. Este año fue de gracia y paciencia, así como de aceptación y pequeñas victorias. Cuando miro hacia atrás en 2020, veo sufrimiento, pero veo crecimiento; veo estrés, pero veo calma. Estoy agradecida de que hasta aquí Dios nos ha traído, a través de las luchas, a través de las lágrimas, a través del dolor. Estoy agradecida de que en medio de la tragedia podamos seguir disfrutando de paseos por la naturaleza y atardeceres. Agradezco a cada uno de ustedes que lean esta publicación hoy, y espero que sigan sanando, creciendo, y soñando.




8 views0 comments

Recent Posts

See All